miércoles, 18 de abril de 2012

Con fe me clavaré el cuchillo...


En el filo de un beso.


Me jacto de ser un muerto que más de una vez ha fallecido.
Me jacto de ser un fantasma con más carne que cualquier vivo.
Esta condena mía no necesita de juez ni de patíbulo.
¡Yo mismo! ¡Yo mismo derramaré mi sangre!
Y de mi inocencia convencido, con fe me clavaré el cuchillo,
El mismo que afilaste vos con tus gemidos, sobre aquél desierto de infernal brillo.

Andrés B. G. 

2 comentarios:

  1. Potentes.
    Unos versos muy potentes, Andrés.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Raúl. Los alaridos así deben serlo. Está mi misión cumplida.

    ResponderEliminar